¿De qué se trata?

Es el resultado de la interrupción del flujo sanguíneo a la cabeza femoral. Esto causa áreas de muerte ósea, las cuales pueden eventualmente generar regiones de destrucción o colapso articular (artrosis secundaria). Esta enfermedad de la cadera tiene numerosas causas, y si no se trata, puede empeorar con el tiempo.

Cualquier persona puede verse afectada por este trastorno, pero es más frecuente en las personas entre 30 y 50 años.

Causas

La reducción del suministro de sangre puede deberse a las siguientes causas:

  • Traumatismo óseo o articular. Una lesión, como una luxación articular, podría dañar los vasos sanguíneos cercanos. Los tratamientos oncológicos en los que se utiliza radiación también pueden debilitar los huesos y dañar los vasos sanguíneos.
  • Depósitos grasos en los vasos sanguíneos. La grasa (lípidos) puede obstruir los vasos sanguíneos pequeños, lo que reduce el flujo sanguíneo que nutre los huesos.
  • Determinadas enfermedades. Algunas enfermedades, como la anemia drepanocítica y la enfermedad de Gaucher, también pueden provocar una reducción del flujo sanguíneo a los huesos.

En un porcentaje de aproximadamente el 50% no se descubren causas.

Prevención

Para disminuir el riesgo de tener necrosis avascular y mejorar tu estado de salud general, haz lo siguiente:

  • Limita el consumo de bebidas alcohólicas. Beber mucho es uno de los mayores riesgos para que se produzca la necrosis avascular.
  • Mantén el colesterol en niveles bajos. Los fragmentos muy pequeños de grasa son las sustancias más frecuentes asociadas con los bloqueos de la irrigación sanguínea a los huesos.
  • Controla el consumo de esteroides. El daño óseo relacionado con los esteroides parece empeorar con los ciclos reiterados de esteroides en altas dosis.
  • No fumes. Fumar aumenta el riesgo.

Tratamiento

En las primeras etapas de necrosis avascular, los síntomas se pueden aliviar con medicamentos y terapia. Se podrá recomendar lo siguiente:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. 
  • Medicamentos para la osteoporosis. Los medicamentos, como el alendronato, podrían disminuir el avance de la necrosis avascular.
  • Medicamentos para bajar el colesterol. Reducir la cantidad de colesterol y grasa en la sangre podría ayudar a prevenir los bloqueos de los vasos que pueden causar la necrosis avascular.
  • Anticoagulantes. Si tienes un trastorno de coagulación, los anticoagulantes, como la warfarina, podrían recomendarse para prevenir coágulos en los vasos que alimentan los huesos.
  • Descanso. Reducir el peso y la presión en el hueso afectado puede disminuir el daño. Tal vez necesites restringir la actividad física o usar muletas para mantener el peso fuera de la articulación durante varios meses.
  • Ejercicios. Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para mantener o mejorar la amplitud del movimiento de la articulación.
  • Estimulación eléctrica. Las corrientes eléctricas podrían estimular al cuerpo para que forme hueso nuevo y así reemplace el hueso dañado. La estimulación eléctrica se puede utilizar durante la cirugía y aplicarse directamente en la zona dañada. O bien, se puede administrar mediante electrodos sobre la piel.

Cirugía y otros procedimientos

La mayoría de las personas no manifiestan síntomas hasta que la necrosis avascular está bastante avanzada, cuando esto ocurre, las opciones son las siguientes:

Cuando no hay colapso de la cabeza femoral

  • Descompresión. Se elimina parte de la capa interna del hueso. Además de reducir el dolor, el espacio adicional dentro del hueso estimula la producción de tejido óseo sano y nuevos vasos sanguíneos.
  • Trasplante óseo (injerto). Este procedimiento puede ayudar a fortalecer la zona del hueso afectado por la necrosis avascular. El injerto es una sección de hueso sano tomado de otra parte del cuerpo.

Mínimo colapso

  • Reestructuración de hueso (osteotomía). Se extrae una porción de hueso de encima o debajo de una articulación de soporte de peso, para cambiar el peso del hueso dañado. La reestructuración de hueso podría darte la posibilidad de posponer el reemplazo de la articulación.

Colapso manifiesto y artrosis

  • Reemplazo articular. Si el hueso enfermo colapsó u otros tratamientos no están funcionando, es posible que necesites una cirugía de reemplazo articular.

Ante cualquier duda

escribime y te responderé a la brevedad